Un repaso por las 5 mejores comedias románticas

Un repaso por las 5 mejores comedias románticas

A lo largo de los años, el concepto del amor ha ido variando, así como su representación en el cine. Esta sensación, que a veces nos gusta, otra nos envenena y otras nos desquicia completamente, ha sido protagonista en más de una ocasión de las historias de la gran pantalla.

5 comedias románticas que no pasan de moda

A continuación, una selección de 5 de las mejores comedias románticas de la historia para quedarse en casa y sacar el helado y los kleenex. ¡Acción!

Desayuno con diamantes (1961)

¿Cómo no empezar este listado con la adorable y alocada Holly Golightly (Audrey Hepburn)? Holly, una neoyorkina algo frívola y vividora, conoce a su nuevo vecino, un escritor llamado Paul Varkaj (George Peppard). Las diferencias entre ambos son evidentes, pero su estilo de vida despreocupado y solitario los convierte en amigos muy especiales que a lo largo de la película encuentran más cosas que los unen de las que los separan. Aunque no puede considerarse una comedia como tal, tiene puntos de humor y sentó los precedentes del género en algunos aspectos. 

Lo mejor: Audrey Hepburn en un papel que le sentaba aún mejor que el LBD.

Cuando Harry encontró a Sally (1989)

Posiblemente, cuando Meg Ryan y Billy Cristal protagonizaron esta película en 1989, no tenían ni idea de cómo cambiaría el género romántico hasta hacer de su historia de amor uno de los hitos del cine. Han pasado 31 años, pero el amor de Harry y Sally ha traspasado todas las barreras temporales del cine, convirtiéndose en indispensable para cualquier amante del género. 

Lo mejor: la actuación del gran Billy Cristal y la mítica escena del orgasmo fingido por Meg Ryan. 

Pretty Woman (1990)

¿Una historia de amor entre una prostituta y un exitoso hombre de negocios? Sí, sabemos que la has visto mil veces, pero seguro que hay curiosidades que no sabías; como por ejemplo que en el libreto original, Edward dejaba a Vivian en Beverly Hills y volvía a Nueva York junto a su novia. También que marcas como Ferrari y Porsche se negaron a que sus coches aparecieran en «una película de prostitutas», razón por la cual Richard Gere aparece en un Lotus. En cualquier caso, esta versión moderna de Cenicienta nunca pasa de moda y es una clara muestra de que, al final, el amor triunfa. 

Lo mejor: en la escena en la que Gere toca el piano, lo hace él realmente, además de haber compuesto la melodía. 

Mejor imposible (1997)

Esta comedia romántica está sin duda protagonizada por los antihéroes del género. Sin embargo todo en ella es un detalle a disfrutar como se disfruta un postre delicioso. Melvin, un escritor maniático hasta el extremo, cascarrabias y misántropo, conoce a Carol; una camarera con una vida gris y muchos problemas. Como complemento perfecto, cuentan con la amistad de Simon, un artista despreciado por su familia y amigos que fue todo un referente a la hora de visibilizar el colectivo LGTB en Hollywood.

Lo mejor: las actuaciones de Helen Hunt y Jack Nicholson, que se llevaron sendos Oscar, entrando en el selecto club de películas en las que ambos actores protagonistas obtuvieron la estatuilla.

Love actually (2003)

Otro formato que siempre ha triunfado en el cine romántico, son las películas ambientadas en Navidad; y aquí Love Actually es la ganadora indiscutible. Sus historias variadas y variopintas se van entrelazando durante toda la película de la mano de un elenco de actores y actrices que parece un sueño: Emma Thompson, Hugh Grant, Colin Firth, Keira Knightley, Alan Rickman o Liam Neeson son solo parte de este reparto en el que participó hasta la mismísima Claudia Schiffer. 

Lo mejor: la forma de enganchar al espectador, que seguro que se sentirá reflejado en alguna de sus historias.


Estas son solo algunas de las mejores comedias románticas que nos han enamorado durante décadas, aunque las opciones para disfrutar de divertidas historias de amor en el cine son tan variadas como las propias historias. Y para vosotros ¿cuáles han sido las mejores?

Comparte: