Sando: el apetecible y vistoso sándwich japonés de culto

sandwichsando

En esta pausa os invitamos a conocer todos los secretos de los sando, los famosos sándwiches japoneses de moda. Conoceremos la forma de elaborarlos para disfrutar de este tentempié de la manera más auténtica.

El sándwich japonés que conquista a Occidente

Aunque el sando pueda transmitir un aura de originalidad japonesa, su historia está estrechamente ligada a la presencia occidental en suelo nipón, especialmente portuguesa y holandesa. De hecho, la palabra japonesa para denominar al pan proviene del vocablo portugués pão.

Estos sándwiches tan de moda ahora forman parte de una sección de la comida japonesa conocida como cocina yōshoku (que, traducido literalmente, significa “comida occidental”). Este arte culinario surgió durante y después del periodo Meiji de principios del siglo XX, que dio paso a una era de occidentalización en Japón.

shutterstock

En la década de 1850, los restaurantes occidentales de este país preparaban sándwiches y cafés clásicos para los extranjeros que vivían en Yokohama, Tokio, Osaka y Kobe. Unas décadas más tarde, los lugareños adquirieron también el gusto por estos sándwiches, tal y como lo corroboran las primeras cajas bento de sándwiches vendidas en 1899 en la estación de Odawara, en Kanagawa.

Una delicia exótica para todos los gustos

Hoy en día es posible encontrar sándwiches en todo el país y fuera de sus fronteras, con rellenos salados o dulces. 

Existen diferentes tipos de Sandos para todos los gustos: los dulces, en los que se colocan delicadamente frutas de temporada cortadas en rodajas sobre un remolino de nata montada, o también salados, como el célebre tamago sando o sándwich de ensalada de huevo.

shutterstock

Pero, ya sean dulces o salados, todos los sandos tienen una cosa en común: una cuidada presentación, perfectamente geométrica, que los convierte en deliciosas obras de arte comestible.

Cómo prepararlos y disfrutar de todo su sabor

Preparar un auténtico sándwich japonés de frutas es muy sencillo. Podemos elegir frutas de temporada (fresas, piña, mandarina, mango, kiwi o uva resultan ideales en esta combinación), cortarlas en rebanadas y reservarlas. Por otro lado, en un recipiente se prepara la crema para batir, mezclando leche condensada o nata y vainilla. A continuación, se rellena el pan con la crema batida, se agrega la fruta, junto con otro poco de crema encima y se cubre con el resto del pan. Se recomienda también cubrir con un papel plástico el sándwich y refrigerarlo antes de comer. 

shutterstock

En cambio, si somos más de salado, son muchas las opciones posibles: por ejemplo, el katsu sando, que se elabora generalmente con chuleta de cerdo empanada en panko, una elaboración conocida como tonkatsu. Después, la chuleta se introduce en shokupan (similar al pan de leche) y se baña con una salsa también llamada tonkatsu (elaborada con vinagre, verduras y frutas) con repollo o col como acompañamiento.

¿Habéis probado los sánwiches más instagrameables del momento? ¿Os animáis a probarlos? Os llenos en comentarios.

¡Hasta la siguiente pausa!

Comparte: