Las 100 latas de café en Japón

En nuestra búsqueda de formas curiosas de tomar el café hoy hacemos parada en Japón. Allí el café deja la taza en casa y sale a conquistar disfrazado de refresco. Damos la bienvenida al café en lata japonés.

El café enlatado es parte de la cultura japonesa desde los años 70, justo cuando llegó el boom de las máquinas de vending. Raro es el producto que no se puede conseguir en una expendedora de Japón y, por supuesto, el café no iba a ser menos.

Según el portal nippon.com, los japoneses consumen una media de 100 latas al año, contando también los briks y las bolsas con boquilla para beber. La variedad de sabores y aromas es muy amplia: coco, caramelo, sirope de arce o vainilla, entre otros.

Las marcas de café en lata alimentan el mercado cada año con nuevos productos. Como ejemplo, en 2014 se contabilizaron hasta 136 nuevas variedades. Una auténtica fiebre del café en lata que se explica, en parte, porque es muy fácil conseguir el café que más te gusta, y rápido. Además, es más barato que los servidos por las cafeterías locales. 

Si además del café te van las cafeterías, nuestra recomendación son las casas del café o Kissaten. Son lugares con una ambientación tradicional donde se tuesta el grano, se muele y se sirve filtrado con telas, como en la antigüedad. 

Otra curiosa opción que une máquina y café es la nueva propuesta premium de Alliance Vending: Café Maurice. Te animamos a probar esta variedad Kalahari Blend que sorprende en el paladar por su cuerpo equilibrado, notas ácidas y gusto dulzón a café-café. Es un café ecológico y de comercio justo que tiene su origen en el Centro y Sur de América. Te va a gustar.

Comparte: