Hazte experto en café: el fruto del cafeto

Hazte experto en café: el fruto del cafeto

En la anterior publicación de esta serie para iniciarnos en el conocimiento del café hablamos del cafeto, la delicada planta o arbusto de la que obtenemos el fruto para infusionar café. En esta ocasión hablaremos de este fruto.

En el glosario sobre café añadiremos hoy una nueva palabra para hacernos con la jerga de los expertos. El fruto del cafeto se conoce como cereza de café.

Esta cereza es la semilla de la planta, aparece tras la floración y gracias a su polinización. La semilla se encuentra envuelta en una membrana protectora a la que se denomina pergamino. A continuación encontramos el mucílago y la pulpa. 

En la mayoría de frutas que comemos habitualmente es esta pulpa o parte carnosa del fruto lo que nos comemos y la semilla (como el hueso de un albaricoque) es desechado. 

Sin embargo en el café es precisamente al contrario. La pulpa es desechada y la propia semilla es lo que guardaremos y procesaremos para la obtención del café. No es de extrañar que debido a que la pulpa es desechada, por razones evolutivas en el café esta parte carnosa es una parte muy pequeña del fruto, y la semilla es la mayor parte del mismo.

A pesar de ello, por si alguna vez tienes la oportunidad, la pulpa de la cereza de café es comestible, y tiene un sabor más o menos agradable.

La recolección, como ya avanzamos en la primera entrega, se hace mediante picking, escogiendo las cerezas más maduras, y tras esta selección comienza un viaje muy especial para procesar mediante secado, descascarado y limpieza para extraer de la cereza solo la parte que nos interesa y la que todos conocemos bien: la semilla de café.

En la próxima entrega de hazte experto en café, hablaremos de las especies de café. Seguro que te suenan las palabras arábica y robusta, pero ¿sabías que hay cerca de 130 especies distintas? No te pierdas la siguiente publicación, recuerda que puedes suscribirte a Una Pausa Agradable para recibirla en tu email.

Comparte: