Conoce los secretos de la Alhambra desde casa

Conoce los secretos de la alhambra desde casa

Hoy te proponemos una visita virtual a la Alhambra de Granada para conocer algunos de sus secretos. Historias antiguas plasmadas en sus paredes, que te hablan de Dios, del Universo y del Hombre del pasado. Acompáñanos en un paseo donde te daremos las claves para mirar más allá de su belleza y escuchar su mensaje.

Utilizaremos como recurso el tour virtual del Ministerio de Cultura. Accede pinchando aquí y verás en tu pantalla la Alhambra a vista de pájaro. En cada punto indicaremos hacia donde tienes que moverte. Comenzamos.

La Torre del Agua

¿Tienes el mapa abierto? Busca el Puente de la Torre del Agua abajo y a la derecha, justo en la entrada de la Alhambra. Allí está la Torre del Agua y su función es proteger la Acequia del Sultán, la canalización principal que transporta el agua a toda la ciudad palatina. 

Los árabes que llegaron a Granada en el s.VIII vieron allí una promesa cumplida. El paraíso en la tierra del que hablan las sagradas escrituras del islam, estaba ahí ante sus ojos, a los pies de la Sierra Nevada. El vergel que allí encontraron sería su lugar de descanso después de un viaje por el desierto desde Oriente. Y el agua del río Darro, su nuevo “oro”.

Piensa que sin agua no hay jardines que dan vida a los palacios, ni los calmados estanques que reflejan las fachadas. No habría cultivos en la vega, ni siquiera Fuente de los Leones

Es difícil entender la alhambra sin agua. Por esto la protección de la Acequia del Sultán era una cuestión primordial. Guardias armados estaban destacados permanentemente en la Torre del Agua para asegurar el suministro. Era tan importante que con la gestión del agua controlaban el territorio hasta Málaga.

“No hay más vencedor que Dios”

Cuando te adentras en las primeras estancias de la Alhambra comienzas a ver los adornos de las paredes y los arcos. Están repletos de mensajes políticos, religiosos, grandes hazañas del sultán y poesías sobre la propia Alhambra. Todos están escritos en caligrafía árabe, algunos en Kufa, originaria de la actual Irak y la más antigua conocida. El más repetido es “no hay más vencedor que Dios”. Aquí tienes una muestra y te retamos a que lo encuentres en la siguiente sala.

Inscripción "No hay más vencedor que Dios". Wikipedia
Inscripción «No hay más vencedor que Dios». Wikipedia

Desplázate por el mapa y busca la Sala del Trono de Comares. Se conoce como Sala de los Embajadores por qué allí se recibía a los representantes de las distintas provincias del reino nazarí.  Aquí tuvo lugar el encuentro histórico entre el sultán Boabdil el Chico y los Reyes Católicos.

¿Has encontrado ya la inscripción? La tienes rodeando los arcos que abren la sala a las 9 terrazas. “No hay más vencedor que Dios”. James Reston en Los perros de Dios, se pregunta si esta frase retadora caló en Isabel la Católica cuando recibió la rendición del reino nazarí de Granada en este salón. La Alhambra es prueba de cierta benevolencia de la reina hacia sus nuevos súbditos, fuertes creyentes, aunque en otro Dios.

El firmamento en una cúpula

Ahora nos trasladamos a la espectacular Sala de las Dos Hermanas. La cúpula que la cierra, y que parece estar en caída constante, se creó como una ventana al firmamento. El poeta Ibn Zamrak vio allí la constelación de la Pléyades con sus siete estrellas milenarias y dejó constancia en una qasida (poema) en las paredes de la sala.

La cúpula de la Sala de las Dos Hermanas se creó para simular el cielo con sus constelaciones en movimiento. La luz que entra por los 8 pares de ventanucos cambia de ángulo e intensidad a lo largo del día. Al incidir en los más de 5.400 mocárabes, engarzados en esta intrincada decoración, crean la ilusión de la que hablaba el poeta. Aún hoy queda por ahí alguna estrella perdida en el techo.

Cúpula de la Sala de las Dos Hermanas. Wikipedia
Cúpula de la Sala de las Dos Hermanas. Wikipedia

El palacio de Carlos V

La última parada de nuestra visita virtual es el Palacio de Carlos V, ese que dibuja un círculo dentro de un cuadrado. Carlos V de Alemania, o Carlos I de España, es nieto de los Reyes Católicos, hijo de Juana “la Loca” y el Rey Emperador. Bajo su corona vivieron castellanos, italianos, alemanes, austriacos, holandeses, los pueblos del Nuevo Mundo conquistados y los del sudeste de Asia. Fue el hombre más poderoso del mundo, con permiso de Dios.

Pero eso cambió cuando Magallanes y ElCano dieron la primera vuelta al planeta entre 1519 y 1521, subvencionados, en parte, por este Rey. Demostraron que la Tierra no era plana (cuadrado) sino redonda. Traspasaron los límites del mundo conocido, allí donde los mapas dibujaban dragones, y volvieron. A partir de ese momento, el hombre pasó a ser el centro de todo.

Por eso el Palacio de Carlos V tiene esa forma de toque renacentista: el cuadrado es Dios, el círculo es la Tierra, y en el centro está el hombre. Y si la carga simbólica no es suficiente, ve a Las Placetas y busca la primera representación de la Tierra redonda de la historia en la fachada del palacio.

Aquí acaba la visita. Si quieres conocer más sobre la Alhambra te recomendamos el documental “Alhambra en Juego” de Sacromonte Films, con más historias interesantes sobre esta maravilla.

Comparte: