Café descafeinado: desgranando sus mitos y realidades

Cafe descafeinado ()

El café descafeinado ha sido objeto de opiniones encontradas y mitos a lo largo del tiempo. Algunos lo elogian como una opción más saludable, mientras que otros cuestionan su sabor y proceso de producción. En esta Pausa, desgranamos los mitos y realidades que rodean al café descafeinado, arrojando luz sobre esta bebida que ha ganado popularidad entre aquellos que buscan disfrutar del sabor del café sin los efectos estimulantes de la cafeína. ¡Toma nota!

Mito 1: el café descafeinado no tiene sabor

Una creencia común es que el café descafeinado carece del rico sabor y aroma asociado con su contraparte con cafeína. Sin embargo, esto es un mito. La descafeinización no debería afectar significativamente el perfil de sabor del café si se realiza correctamente. Los métodos modernos de descafeinización buscan preservar los aceites esenciales y compuestos que contribuyen al sabor del café. En muchos casos, los bebedores de café descafeinado apenas notan la diferencia en el sabor cuando se compara con el café tradicional.

Realidad: la descafeinización puede afectar sutilmente el sabor

Cafe descafeinado

Aunque los métodos de descafeinización han mejorado considerablemente, algunos consumidores pueden notar una ligera diferencia de sabor en el café descafeinado en comparación con su equivalente con cafeína. Esto se debe a que el proceso de eliminación de cafeína puede afectar los compuestos que contribuyen al gusto del café. Sin embargo, muchos tostadores y productores de café descafeinado se esfuerzan por minimizar estos cambios para ofrecer una experiencia de sabor similar.

Mito 2: todo café descafeinado utiliza químicos agresivos

Uno de los mitos más persistentes sobre el café descafeinado es que todos los métodos de descafeinización implican el uso de productos químicos agresivos que pueden dejar residuos dañinos en los granos. Históricamente, algunos métodos han utilizado solventes químicos como el cloruro de metileno o el acetato de etilo. Sin embargo, hoy en día existen métodos más seguros y respetuosos con el medio ambiente.

Realidad: hay métodos de descafeinización más seguros

En la actualidad, existen métodos de descafeinización más seguros y naturales, como el método de agua o el proceso de CO2 supercrítico. El método de agua implica el uso de agua caliente para extraer la cafeína, mientras que el proceso de CO2 supercrítico utiliza dióxido de carbono para el mismo propósito. Estos métodos son considerados más saludables y respetuosos con el medio ambiente, lo que desmiente el mito de que todos los cafés descafeinados involucran productos químicos agresivos.

Mito 3: el café descafeinado no contiene cafeína

Cafe descafeinado

Un mito común es que el café descafeinado es completamente libre de cafeína. Aunque el proceso de descafeinización reduce significativamente el contenido de cafeína, no lo elimina por completo. El término «descafeinado» se refiere a una reducción del 97-99% de la cafeína, lo que significa que aún queda una pequeña cantidad en los granos.

Realidad: el café descafeinado contiene rastros de cafeína

Aunque la cantidad de cafeína en el café descafeinado es mínima, aún puede variar según el tipo de grano y el método de descafeinización utilizado. Por ejemplo, una taza de café descafeinado puede contener aproximadamente 2 a 5 miligramos de cafeína en comparación con los 95 miligramos promedio en una taza de café regular. Aunque esta cantidad es significativamente menor, las personas sensibles a la cafeína deben ser conscientes de que no es completamente libre de ella.

Mito 4: el café descafeinado no ofrece beneficios para la salud

Otro mito común es que el café descafeinado carece de los beneficios para la salud asociados con el café regular. Se ha demostrado que el café, tanto con cafeína como descafeinado, contiene antioxidantes que pueden tener propiedades beneficiosas para la salud, como la reducción del riesgo de ciertas enfermedades crónicas.

Realidad: el café descafeinado puede ofrecer beneficios para la salud

Investigaciones han demostrado que el café descafeinado puede tener efectos positivos en la salud, incluida la reducción del riesgo de enfermedades neurodegenerativas y la mejora de la salud hepática. Si bien algunos de los compuestos beneficiosos del café pueden reducirse durante el proceso de descafeinización, aún se conservan en cierta medida.

El café descafeinado ha sido objeto de varios mitos a lo largo del tiempo, pero la realidad es que es una opción viable para aquellos que desean disfrutar del sabor del café sin los efectos estimulantes de la cafeína. Con métodos de descafeinización más seguros y respetuosos con el medio ambiente, el café descafeinado ha evolucionado para ofrecer una experiencia de sabor satisfactoria que desafía algunos de los mitos tradicionales asociados con él.

Y tú, ¿cuántos mitos conocías sobre el café descafeinado? 

¡Nos vemos en la próxima Pausa!

Comparte: